Foto sin tesis

Publicada en Publicada en Instalaciones, Installations

Tras distintas experiencias adquiridas en el uso de sensores de distinta naturaleza, los creadores de esta pieza hemos observado que los ratones ópticos del computador son sensibles a diversas fuentes de luz, tales como, solar, láser, infrarrojos, eléctricas, etc. Esta sensibilidad del lector del ratón se traduce en movimientos espasmódicos del cursor, visibles sobre la pantalla; esto gracias a que cualquier forma de luz que pueda atravesar el campo de la propia luz del lector del ratón, es capaz de alterar el comportamiento del cursor. Luz contra luz, haciendo que un ratón óptico pueda funcionar como un sensor de luz.

Sobre este comportamiento y la reflexión devenida de ello se basa esta obra: Una instalación multimedia donde es posible prescindir de la interfaz humana (manipulación directa) puesto que esta pieza funciona articulada por la luz, en este caso, solar.

Como sabemos, el puntero del ratón es el indicador y seleccionador de objetos sobre la pantalla de un computador. Basados en esta forma tan familiar de trabajar con los computadores, hemos desarrollado una programación específica, formalmente artística, que es capaz de desencadenar comportamientos  tales como sonido, imágenes así como dar órdenes a un sistema operativo sólo con el movimiento del cursor (vía roll-over) para representar y desarrollar múltiples procesos, sin necesidad de que una persona manipule la maquina.

Este proyecto, por tanto, es un primer estadio de vida artificial. Proyecto presentado en el Festival de Arte y Ciencia, Simbiosis, Zona de Contacto (2005).

INSTALACIÓN-INTERFAZ

La obra ha tomado como protagonista una planta cibernética; un híbrido compuesto por cincuenta ratones de ordenador hechos de escayola, acompañados por otros tres ratones ópticos conectados a otros tantos computadores.

Cada ratón óptico está dispuesto hacia el sol, sobre una base, su luz óptica mira al sol. Este cruce de luces hace que la luz óptica reaccione como un escáner y de esta forma “leyendo” al sol, el cursor del ratón expresa movimientos de imprevisibles trayectorias, los que se pueden visualizar sobre las pantallas de sus respectivos computadores.
A su vez, cada ordenador posee un programa creado para esta obra. Dicho programa, de carácter audiovisual”, permite que los movimientos de los cursores desencadenen una serie de comportamientos y órdenes sobre un sistema que los traduce en elementos gráficos y sonoros.

Foto.sin.tesis es una obra basada en un lenguaje tecnológico sencillo y accesible, sin embrago, está estructurada para poner en evidencia los complejos procesos en relación con la vida natural y las máquinas; un primer estadio de vida artificial donde los espectadores se encuentran frente a un ordenador que realiza procesos sin la intervención humana.

REFLEXIÓN:
La relación del hombre y la máquina desaparece en esta instalación. En esta obra, la máquina se nutre de la naturaleza, capturándola y transformándola. ¿Pero en qué otros datos se transforman la información que ingresa por las pulsiones de la naturaleza? ¿Podría sentir la naturaleza o la maquina nostalgia del artista? ¿Existe más de una naturaleza? Esta instalación hibrida nos plantea la vida en relación con las nuevas tecnologías, hombre postmoderno y la naturaleza.

AUTORES

Sara Malinarich
Manuel Terán

PRENSA

http://www.lne.es/secciones/noticia.jsp?pIdNoticia=316988&pIdSeccion=46&pNumEjemplar=995
http://www.ajimez.com/exposici.on/Simbiosis.htm
http://www.escaner.cl/escaner76/enlaces.html
http://www.heterogenesis.com/Informacion/Simbiosis/Symbiosis.htm

EXHIBICIÓN

Festival Simbiosis. Encuentro Internacional de arte y ciencia. Luarca 2005. Asturias, España.